El mundo aeronáutico actual se caracteriza por la gran volatilidad de su organización industrial. Ello se expresa por constantes adquisiciones, ventas y fusiones de empresas aéreas y sus empresas relacionadas, etc.

Para abordar estas tareas se requiere valorizar económicamente los activos involucrados; tarea que, a su vez, se basa en complejos estudios del mercado aéreo y las proyecciones de flujos futuros de ingresos y costos.